Verónica Francés Tortosa

UNAB

veronicafrances.es
Soy Alicante
Guardo buenos recuerdos de mi último año de Arquitectura. No tanto por tener que elaborar un Proyecto Final como cierre de una Carrera, sino por entenderlo como puesta a prueba de qué quería hacer a futuro. Mi PFC no hubiera sido posible sin mis amigas Natalia Blay y Nuria Gambín, quienes me apañaron en la entrega final, cuidándome, comiendo rico y grabando el video de presentación. Ni tampoco sin el apoyo de varios profes de la ‘escuela Alicante’, como Enrique Nieto, Miguel Mesa, Pencho, Iván Capdevila, Vicente Iborra... En medio de una precariedad manifiesta, valoraban los procesos creativos diferentes, frágiles, por su potencia para dar vuelta al valor de las cosas. Las cosas podían hacerse de otro modo, y eso lo aprendí con ellas. Por ello mis asignaturas favoritas fueron variando año a año, más que por su temática, por ‘cómo’ se producían. Por ejemplo, el primer año de Proyectos los profes hicieron una huelga que desembocó en un curso completo de Talleres Verticales. Pude compartir aula con estudiantes de todos los cursos, y sin duda influyó en mi camino posterior. También tuve un curso de Urbanismo con una aproximación ecológica a distintas escalas en la ciudad de Murcia, y fue súper entretenido realizarlo en grupo, con visitas a terreno, maquetas, bosquejos a lápiz, paellas y coca amb tonyina con mis compañeras Julia Cervantes, Pepe Bernad y Mario Catalá. También hubo bastantes contratiempos en mi paso por la escuela. Lo pasaba fatal cuando me daban un enunciado y me obligaban a concretar en un plano. Y esto me pasaba en todos los cursos: Construcción, Instalaciones, Proyectos, Urbanismo… Todo me parecía muy mecánico y despojado de vida. Por eso mi año favorito fue cuando conseguí una beca Séneca de intercambio a la Universidad Politécnica de Madrid. Allí pude elegir asignaturas complementarias, como Cine y Arquitectura o Arqueología Industrial, y conocer estudiantes de otras escuelas con quienes compartir aprendizajes y vivencias que posteriormente desembocaron en mi PFC.

Profesora de Arquitectura en Campus Creativo UNAB; miembro del Centro de Investigación Artística de la Universidad de Valparaíso CIA-UV; socia fundadora del Instituto Cooperativo de las Artes y Humanidades montoneras.org; doctora (c) en Arquitectura y Urbanismo Sostenibles por la Universidad de Alicante AUS-UA, y doctora (c) en Estudios Interdisciplinarios sobre Pensamiento, Cultura y Sociedad por la Universidad de Valparaíso DEI-UV, siendo becaria CONICYT con el proyecto de Doctorado Nacional 21171846/2017.

Mis trabajos inciden en la práctica, archivo y conceptualización de habitares a través de las artes y la arquitectura: A la investigación y docencia en instituciones y redes académicas se trenza la participación en cooperativas, organizaciones comunitarias y movimientos sociales de Iberoamérica.

Mi Proyecto Final de Carrera “Diario de una Arquitecta” fue, más que un ‘Final’, el ‘Inicio’ de un archivo abierto de habitares insurrectos, encarnados en mi propia experiencia. Archivo en forma diario, diario expuesto y, por tanto, carta. Cartas-grafías o epistografías que transitan por Alicante, Madrid, Santiago de Chile, Valparaíso y otros puntos de Iberoamérica.

Diario entre ventanas de vecinas que reformulan habitares, Iberoamérica, 2012-2021.

Cuerpos, casas y mundos que, en 2013, dan vida a mi PFC, calificado con Matrícula de Honor y ganador Nacional e Internacional Archiprix 2015.

Noticia de prensa del premio internacional Archiprix en Diario Información, 26/12/2015.

En 2014 transitan también por el taller de Proyectos Zero de la Universidad de Alicante, donde quisimos producir una experiencia pedagógica en espiral, enlazando el inicio (un grupo de estudiantes de primer año) con el final (David Riquelme y yo, tutores recién egresados) de la carrera de Arquitectura, desplegando nuestras prácticas por las calles de la ciudad.

Espirales alicantinas con estudiantes de Proyectos Zero, 2014.

En 2015 viajan al Cono Sur junto a Left Hand Rotation, con una beca-contrato de investigación de la red internacional Contested Cities, programa financiado por la Comisión Europea y coordinado desde la Universidad Autónoma de Madrid, con estancia en la Universidad de Chile. Junto a pobladores, juntas vecinales, comités de vivienda y distintas organizaciones territoriales germina la plataforma montoneras.org. Mapeos colectivos, talleres, autoconstrucciones, encuentros, fanzines, postales o afiches relatan una producción social del hábitat donde la arquitectura es materializada por cualquiera, cualesquiera, más allá de ‘profesionales’ o ‘expertos’.

Talleres y mapeos colectivos con estudiantes y organizaciones territoriales de Valparaíso, Santiago, Madrid y Alicante, 2015-16.

Casa cooperativa entre pinos de 12.000 kilómetros de distancia, con Nahuel Quiroga y centro comunitario Espacio Santa Ana, Alicante-Valparaíso, 2017.

Así, va tomando cuerpo una trenza iberoamericana a la que seguir haciendo y deshaciendo nudos y cooperaciones. Con ella comienzo en 2017 el Doctorado en Estudios Interdisciplinarios sobre Pensamiento, Cultura y Sociedad de la Universidad de Valparaíso, en cotutela y doble titulación con el Doctorado en Arquitectura y Urbanismo Sostenibles de la Universidad de Alicante, siendo mis tutores Gustavo Celedón y Enrique Nieto.

Trenzado de cuartos propios habitados por regalos, trueques, recicles, Madrid 2013 – Valparaíso 2017.

Desde 2017 resido en Valparaíso. Además de mi candidatura doctoral, realizo labores de docencia e investigación en instituciones y redes académicas, destacando la realización de talleres y mapeos colectivos con la Clínica Territorial de la Universidad Central; docencia de Taller de Arquitectura, Anteproyecto y Proyecto de Título en Campus Creativo UNAB; investigación en el Centro de Investigaciones Artísticas de la Universidad de Valparaíso, entre otros.

Talleres con vecinas, organizaciones territoriales y estudiantes de Universidad de Valparaíso, Campus Creativo UNAB, Universidad Técnica Federico Santa María y Archiprix Chile, Valparaíso, 2015-21.

Mapeos colectivos con estudiantes, organizaciones territoriales, CRAC Valparaíso, Espacio Santa Ana y Clínica Territorial UCEN, Santiago y Valparaíso, 2017-21.

Además, y vinculado a lo anterior, la participación en cooperativas, organizaciones comunitarias y movimientos sociales sigue sumando múltiples ‘pócimas de habitares’, algunas de las cuales pueden consultarse en la plataforma montoneras.org. Cada pócima emerge de algún punto y algún segundo del Cono Sureño, Américas: Aquel supuesto modelo liberal de éxito y progreso más publicitado a nivel global, ahora en revuelta. Montones de pócimas con las que entrar en el fango dominante para buscar eras insurrectas que germinar a futuro.

Pócima de Arquitecturas “¿Te invité yo a exponer aquí?” (Chile despertó y fue serpiente), con César Silva, CIA-UV y múltiples vecinas, Valparaíso, 2019.

Montones de voces, fotografías, mapas, sonidos, videos o afiches conforman este archivo abierto, que ya ha viajado a la Bienal de Arquitectura de Venecia 2018, al Festival Internacional Ars Electronica 2020 y otros museos y festivales de las Américas. Buscamos más relatos, ¿tienes el tuyo?